Cerámica de Faro, artesano José Vega Gutierrez “Selito”

Tuvimos el gusto de visitar el taller de alfarería de José Vega Gutierrez  “Selito” un  excelente persona ademas de gran artesano, digno sucesor de su padre y abuelo, y demás generaciones, pues su oficio se lleva realizando en Faro desde al menos el siglo XII.

Letrero a la entrada del alfarero de Faro

Alfarería de Faro

José Vega Gutierrez, "Relito"

Alfarero de Faro José Vega Gutierrez, “Selito”

En Faro llegó a haber mas de 70 hornos, prácticamente uno por casa, todo el pueblo se dedicaba a la producción de unas piezas de cerámica procedentes de la cultura mecénica, todo un misterio y más aún la supervivencia hasta nuestros dias, consiguiendo sobrevivir a las fábricas de cerámica que se fueron instalando en Asturias desde el siglo XVIII manteniendo su producción artesanal.

No han variado las formas ni los métodos de producción, respetando siempre las tradiciones, incluso en momentos de autentica dificultad.

Hasta el siglo XX la rueda utilizada era la de mano, hasta que su padre, José Vega “Lito” introduce el torno de pie, facilitando la producción. El horno usado es el llamado “descubierto”, con dos partes principales, la cámara de cocción, en la que se introduce la cerámica seca y la caldera por la que entra el combustible, carbón vegetal o “el rozu”. Una vez el horno está lleno se tapa con trozos de prado “tapín” y se deja una chimenes con trozos de teja, en la actualidad también se utiliza un horno de gas, según el tipo de cerámica.

Todas las piezas de cerámica fueron y son de uso diario, contener líquidos  como la jarra de sidra, el botijo, cocinar hacer queso o hacer mantequille etc.

Dos, son los tipos de cerámica  que se hacen, una casi negra procedente de la mezcla de tres barros ricos en hierro y otros metales, y cocidos a altas temperaturas. ésta cerámica resulta extremadamente resistente, y de sonido y brillo metálico. La otra es esmaltada en blanco de gran rareza pues de Zamora hacia el norte, no existe tradicionalmente ninguna otra, pintada en colores verde y amarillo o en azul, con dibujos vegetales y animales, destacando la Páxara, mitad pez, mitad pájaro, símbolo de fertilidad en las culturas micénicas.

Las piezas más solicitadas son los platos, fuentes, escudilles, xarros o botijos, entre ellos el gallu y la gallina, botíes y bacenillas.

Mucho nos tememos que si nadie pone remedio Selito será recordado como el último alfarero de Faro.

Os recomiendo pasar a visitarlo, os recibirá con mucho gusto, su casa y taller se encuentran en el pueblo de Faro a cuatro kilómetros de Oviedo, podéis llamarlo antes al 985794332 y comprarle alguna de sus piezas, o también por que no, en nuestra tienda www.artesaniadeasturias.es

Artesanos navajeros de Vega de Llan.

Esta semana visitamos el taller de Antonio Díaz que comparte con su padre, dos generaciones de artesanos con mucho pasado y mucho futuro.Diaz y Bermudez, tradición familiarEn el pueblo de Vega de Llan se encuentra el taller de Antonio artesano navajero y cuchillero de Taramundi, encantado de recibir a todos cuantos pasen por su taller, nos hizo una navaja delante de nuestra cámara, imágenes que compartimos con vosotros. Antonio firma sus navajas con una “A”  rodeada de puntos, garantía de un trabajo artesano bien hecho, y de una calidad excelente, que comienza con la selección del acero mas apropiado y de maderas nobles, la más utilizada es el Boj y el palo santo, aunque también utiliza cuernos para la realización de mangos.   En su taller realiza también distintos tipos de cuchillos: de monte, de cocina, tijeras y lo mas interesante y diferenciador de este artesano, unas navajas especiales patentadas por Antonio para los aficionados a la micología, están diseñadas para cortar y limpiar las setas en su recolección.Navaja para recolectar y limpiar  setasEn las fotos podemos ver el tratamiento del acero en la fragua y el yunque. el trabajo de la madera del mango, y por último el afilado y asentado del filo, y tambien algunos trabajos acabados.

Calentando el metalDando forma en el yunqueDando forma a la hojaPuliendo la virolaAntinio tallando el mangoAfilado de la navaja

Algunos trabajos terminados

Navajas recolección setas, modelo patentado.

Ferrero de Vegadeo, José Antonio García Amor.

José Antonio García Amor  heredó de su padre y de su abuelo el oficio de Ferreiro (herrero),  tiene su herrería en Vegadeo, donde realiza todo tipo de trabajos  en hierro, con su fragua de carbón vegetal, su yunque, y su martillo, y ayudado de alguna herramienta “moderna” como el mazo eléctrico que data de los principios de la industrialización en Asturias.

Artesano de la forja

Artesano de la forja

Martillo de principios de la industrialización

Martillo de principios de la industrialización

Fragua de carbón vegetal

Fragua de carbón vegetal

José Antonio en su herrería de Vegadeo

José Antonio en su herrería de Vegadeo

Entre sus trabajos podemos encontrar herraduras para ferrar animales de trabajo, clavos, tachuelas herramientas de trabajo en el campo, herramientas para otros oficios como cesteiros, madreñeiros etc., bisagras, picaportes, llamadores, pasadores, cerrojos, utensilios para casa, cierres etc.

El herrero trabaja calentando las piezas de hierro en la fragua de carbón, para modelarlas después sobre el yunque con la maza o martillo. El color es importante para determinar la temperatura de la pieza a trabajar, y aún más para templar (endurecer el metal sin que se vuelva quebradizo), cuando el hierro es calentado, primero se vuelve rojo, luego anaranjado, amarillo y finalmente blanco. El color ideal para el forjado es el blanco anaranjado. En las herrerías suele haber poca iluminación para poder apreciar bien el color del metal. Las técnicas de la herrería pueden ser divididas en: forjado, soldadura, recalentamiento y acabado. Nuestro herrero además puede ofrecer sus piezas zincadas y lacadas, especialmente interesante para piezas de uso exterior como picaportes, clavos, llamadores, bisagras, etc.

Madreñero de Bayones, José Luis Vallín

José Luís Vallín, madreñero de Maliaya de bayones en Villaviciosa, 60 años de oficio.

Vallín tomó un bloque de madera y la emprendió a golpes con éste. Golpes secos con la cuela, una especie de pico con las puntas dobladas hacia dentro, que hacían saltar las virutas y las astillas. La cuela es el instrumento básico para la fabricación de ‘les madreñes’. A golpe de esta herramienta se puede entrever la aparición del calzado. Se puede entrever porque el proceso es lento y minucioso. El artesano talla la pieza de madera como un escultor, aunque el trabajo, resulta más peligroso. «Madreñeros, hay pocos que tengan todos los dedos», explicaba Vallín.

Una vez que se logra dar forma al ‘cachu’ de madera, llega el momento de ahuecar la madreña. La cuela desgarra la madera, hasta que el madreñero decide que es el momento de vaciar, con una especie de sacacorchos gigante que va haciendo un hueco hasta alcanzar al punta de la madreña.

Madreñero de Ballones., Villaviciosa.
Vallin en su taller de Ballones
El madreñero en un mercado de artesania.
El madreñero en un mercado de artesania.
Madreñero Luis Vallin
Enseñando el oficio

Cuando la madera es fresca su color es blanco, pero en la medida en que se corta su color se torna rojizo. La madera que se suele utilizar es el abedul o el nogal. Para saber qué número de pie se quiere fabricar, según se vacía la madreña se mide con una vara marcada con los números.

Todo este trabajo, que suele requerir varias horas, en la actualidad se reduce mucho, pues en este negocio, como en tantos otros, la modernización no ha pasado por alto y las máquinas ayudan a facilitar la labor de los madreñeros.

Al final, cuando el suelo está cubierto con una alfombra de virutas, se dejan secar les madreñes y, aquellos que quieran subir al monte, tan sólo tienen que afilar las puntas.

Vallín aún continúa con su oficio, mejor dicho con su afición, pues como él dice no da para vivir, tiene una clientela fija que visita todos los años para renovarles su calzado, aún quedan en los pueblos gente que utiliza sus madreñas por cómodas calientes y secas, el mejor calzado para el invierno, pero también son muy demandadas por los turistas, como recuerdo.

Son muy pocos los Artesanos madreñeros que en la actualidad mantienen este oficio, que en pocos años se verán relevados por máquinas copiadoras, perdiendo la madreña todo su encanto. Podemos afirmar que con el tiempo las madreñas de José Luis serán objetos de museo, de decoración, o de coleccionismo.

Feria de artesanía en el valle de Paredes, Valdés.

Ayer visitamos el precioso valle de Paredes, pues se celebró la XI muestra de oficios y costumbres del medio rural. De entre los artesanos presentes encontramos a nuestro madreñero Emilio Feito, que no pierde ocasión para enseñar su oficio en vivo, siempre con su viejo banco que lo acompaña desde hace mas de cuarenta años, con él viajó hasta Alemania, y en él enseñó al Príncipe de Asturias su oficio (no el de principe, el de madreñero que es mas duro y mas “real”)

Aquí os dejo algunas fotos de Emílio y de su banco.

Nos dijeron que ayer viernes presentó su trabajo en vivo un ferrero, que para nuestra desgracia se había ido, también conocimos a una filandera que se resiste a abandonar lo que fue su oficio y su beneficio por décadas.

Aquí os dejo alguna foto del mercado y del pueblo de Paredes, que como podréis ver está muy bien cuidado, merece la pena su visita, además se encuentra a pocos kilómetros de Luarca.

Visitamos el taller de cerámica de Faro

Visitamos el Alfar de José  Vega (Lito), por desgracia no es encontraba en casa, así que hicimos unas fotos de su taller, casa y su gallinero.

Bajo-el-horreo-2_filtered Casa-y-taller-del-Alfarero-de-Faro Debajo-del-tendal Decoracion-en-la-fachada Detalle-casa-Alfar La-Páxara Los-pitos bajo-el-horreo Baxu¨l-horruAl menos conseguimos su teléfono, y la próxima semana volveremos para conocer su trabajo, del que tenemos estupendas referencias, aprovecharemos la visita para adquirir sus piezas para nuestra tienda http://www.artesaniadeasturias.es así quien no pueda desplazarse hasta Faro podrá comprar comprar alguno de sus trabajos. Su trabajo es conocido en casi todo el mundo, y está presente en innumerables museos de cerámica de América y Europa.

Durante esta semana, visitaremos alguna de las muchas ferias y mercados de artesanía, que hay programadas para Semana Santa, donde pretendemos conocer a algunos artesanos, os traeremos fotos  y detalles para los que no estéis en Asturias, y a los que tengan la suerte de estar o vivir aquí, consultar  en nuestro Facebook los lugares y fechas.

 

Esta semana visitamos el taller de Antonio Díaz que comparte con su padre, dos generaciones de artesanos con mucho pasado y mucho futuro.Diaz y Bermudez, tradición familiar En el pueblo de Vega de Llan se encuentra el taller de Antonio artesano navajero y cuchillero de Taramundi, encantado de recibir a todos cuantos pasen por su taller, nos hizo una navaja delante de nuestra cámara, imágenes que compartimos con vosotros. Antonio firma sus navajas con una “A”  rodeada de puntos, garantía de un trabajo artesano bien hecho, y de una calidad excelente, que comienza con la selección del acero mas apropiado y de maderas nobles, la más utilizada es el Boj y el palo santo, aunque también utiliza cuernos para la realización de mangos.   En su taller realiza también distintos tipos de cuchillos: de monte, de cocina, tijeras y lo mas interesante y diferenciador de este artesano, unas navajas especiales patentadas por Antonio para los aficionados a la micología, están diseñadas para cortar y limpiar las setas en su recolección. Navaja para recolectar y limpiar  setas En las fotos podemos ver el tratamiento del acero en la fragua y el yunque. el trabajo de la madera del mango, y por último el afilado y asentado del filo, y tambien algunos trabajos acabados.

Calentando el metalDando forma en el yunqueDando forma a la hojaPuliendo la virolaAntinio tallando el mangoAfilado de la navaja

Algunos trabajos terminados

Navajas recolección setas, modelo patentado.